¿Se puede donar sangre con tatuajes?

¿Se puede donar sangre con tatuajes?

El acto de donar sangre es un hecho solidario cuya principal motivación es la de ayudar a salvar o a mejorar la vida de quien necesite una transfusión. Para poder donar sangre debes cumplir 3 requisitos muy simples, debes ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kg, y sobre todo debes sentirte bien físicamente.

Una de las dudas que más suele tener la gente acerca de donar sangre, es si una persona con tatuajes puede donar sangre. Aun en pleno siglo XXI hay muchas personas que no están seguras sobre este tema y no saben si se puede donar sangre con tatuajes o si es solo un mito. Tal vez sea porque no están al día de los requisitos médicos solicitados para ser donante o porque no conocen las normas sanitarias que deben seguir los estudios de tatuajes.

Al hacerte un tatuaje te haces una herida que llega hasta la dermis, que es una de las capas profundas que se hallan en la piel, ahí, en esa capa es donde la aguja de la máquina de tatuar inyecta la tinta del tatuaje. Normalmente hacerse un tatuaje es una labor muy segura si se realiza en un local apropiado que siga las normas de sanidad establecidas (usar siempre material nuevo y esterilizado, que las instalaciones sean higiénicas y estén desinfectadas, etc.), y por suerte, cada son más los estudios de tatuajes que cumplen estrictamente con estas normas de higiene.

Estas normas higiénicas son tan severas porque al hacerte un tatuaje corres el riesgo de contraer alguna infección sanguínea como puede ser la hepatitis o incluso VIH, al igual que cuando te haces un pendiente, un piercing o te sometes a algún tratamiento de acupuntura.

Las indicaciones sanitarias al respecto son muy claras, sí que se puede donar sangre si tienes tatuajes pero recomiendan esperar entre 6 y 12 meses desde la fecha en la que nos tatuamos para así descartar todo posible riesgo de haber contraído alguna enfermedad en la sangre.

En resumen, tener un tatuaje no es ningún impedimento a la hora de donar sangre y así ayudar a los demás. No dejes de ir a donar sangre por culpa de un falso mito que te haya contado un familiar o un conocido. Si en tu centro médico te ven tatuado y por ello no te admiten para donar sangre, lo que debes hacer es volver otro día a ese mismo centro con los resultados de tus estudios de hepatitis, VIH y otras enfermedades para que así puedas certificar que no estás enfermo y que puedes donar sangre perfectamente.

Puedes ver más consejos y curiosidades en:

Dejanos tus opiniones o dudas